Lorenzo Quinn
Italia, 1966

El artista italiano contemporáneo Lorenzo Quinn es un destacado escultor figurativo cuya obra se inspira en maestros como Miguel Ángel, Bernini y Rodin. Expuesto internacionalmente, su arte público monumental y sus piezas más pequeñas e íntimas transmiten su pasión por los valores eternos y las emociones auténticas. Es conocido por sus expresivas recreaciones de manos humanas. Quería esculpir lo que se considera la parte más dura y técnicamente difícil del cuerpo humano», afirma. La mano tiene mucho poder: el poder de amar, de odiar, de crear, de destruir».

Nacido el 7 de mayo de 1966 en Roma, hijo del actor mexicano-estadounidense Anthony Quinn, ganador de un Oscar, y de su segunda esposa, la diseñadora de vestuario Iolanda Addolori, Quinn pasó su infancia entre Italia y Estados Unidos. Su padre ejerció una profunda influencia sobre él, tanto en lo que se refiere a la vida en el mundo del cine como en lo que se refiere a los primeros trabajos de Anthony en pintura y escultura de arquitectura.

Quinn estudió en la Academia Americana de Bellas Artes de Nueva York, planeando ser un pintor surrealista.  Sin embargo, a los 21 años decidió que su futuro estaba en la escultura, que podía acomodar mejor su energía y originalidad. Recuerda perfectamente el momento en que, en 1989, sintió que había creado su primera obra de arte genuina: «Había hecho un torso a partir del dibujo de Adán de Miguel Ángel… un trabajo de artesano… Tuve una idea y empecé a cincelar, y Eva salió del cuerpo de Adán… Había empezado como un ejercicio puramente académico, pero se había convertido en una obra de arte».

En 1988, Quinn se casó con Giovanna Cicutto y, al nacer el primero de sus tres hijos, decidieron abandonar Nueva York -un lugar que «endurece tus valores humanos»- e instalarse en España. ‘Elegimos España por su carácter latino, su fervor y valores de las personas y la familia, y por su gran trayectoria artística’, explica.

A los veinte años, Quinn disfrutó de una breve carrera como actor, que incluyó el papel de su padre en Stradivari (1989) y una aclamada interpretación de Salvador Dalí.  Sin embargo, no disfrutó de la profesión de actor y decidió concentrarse exclusivamente en la escultura.

Las ideas creativas de Quinn surgen rápidamente: «La inspiración llega en un milisegundo», dice, ya que se siente impulsado a esculpir al observar la energía cotidiana de la vida. Sin embargo, un proyecto terminado tarda meses en realizarse, y tiene que tener un significado claro. Quinn suele concebir cada obra por escrito, y el texto poético se expone finalmente con la escultura, como parte integrante de la pieza, no como mera explicación.

La obra de Quinn figura en muchas colecciones privadas de todo el mundo y ha sido expuesta internacionalmente durante las dos últimas décadas. Entre sus encargos se encuentra el Árbol de la Vida, realizado para las Naciones Unidas y emitido por la organización como sello en 1993.  Al año siguiente, el Vaticano le encargó la escultura de San Antonio para la Basílica del Santo de Padua, en conmemoración del 800 aniversario del nacimiento del santo; la escultura fue bendecida por el Papa en la Plaza de San Pedro de Roma, ante una multitud de 35.000 personas.

El arte público de Quinn incluye Encounters, un enorme globo terráqueo que encierra una mano que apunta, y que se inauguró en 2003 frente al Museo de Arte Moderno de Palma de Mallorca (España). En Birmingham, Tree of Life (Árbol de la vida) se erigió frente a la iglesia de San Martín en 2005 para conmemorar a los que murieron en el bombardeo de la Segunda Guerra Mundial sobre la ciudad. Otras obras están expuestas en King Edward’s Wharf -Creación, Volare y Cruzando un Milenio- con su característico enfoque en la mano, la forma humana y el círculo.

En noviembre de 2005, una de las mayores esculturas públicas de Quinn, Rise Through Education, se instaló en la Academia Aspire de Doha, por encargo del Estado de Qatar. Este monumento, que pesa unas impresionantes 8 toneladas, muestra un par de manos adultas colocando el mundo en la mano de un niño, los brazos formando un círculo sobre un libro abierto. . El comentario del artista sobre la obra dice: ‘Un niño es el bien más preciado que tiene nuestro futuro. Nuestra obligación es su orientación… Sólo a través de la educación y el conocimiento puede una persona dominar su vida». Quinn creó una segunda escultura para el interior de la academia con el fin de representar el esfuerzo por la excelencia; Reaching for Gold (Alcanzando el oro) es una pirámide de siete brazos que emergen de una base de arena, las manos se esfuerzan por alcanzar una medalla.

En 2008, Evolution, una gran exposición de la producción de Quinn, fue elegida para inaugurar la nueva sede de la Galería Halcyon en Mayfair, Londres, y la galería publicó un importante libro sobre su obra. En muchas de las esculturas de Evolution aparece el símbolo que se ha convertido en sinónimo de Quinn: la mano humana.

Equilibrium, una exposición de esculturas monumentales de Quinn, siguió en noviembre de 2009, coincidiendo con la instalación de Give and Take III en Berkeley Square durante seis meses. El título de la exposición refleja la creencia de Quinn: «Es esencial encontrar un equilibrio en la vida. Muchas veces ese equilibrio se consigue con la ayuda de las personas que nos rodean y nos sujetan firmemente al suelo, y sin las cuales flotaríamos hacia la perdición».

Quinn expuso a nivel internacional durante 2010, con muestras en la Rarity Gallery de Grecia, la Hewar Art Gallery de Arabia Saudí, la Marigold Gallery de India y la Ode to Art Gallery de Singapur. Su escultura Vroom Vroom, una interpretación lúdica de la independencia de la joven edad adulta, se expuso en el Instituto de Arte Moderno de Valencia en verano y de nuevo ese mismo año en la Feria de Arte de Abu Dhabi. En enero de 2011, la obra se instaló en Park Lane, Londres, como parte del Festival de Escultura de la Ciudad de Westminster, y Finding Love se presentó en la entrada del recién inaugurado edificio One Hyde Park, en Knightsbridge. Coincidiendo con otras dos colocaciones destacadas de la escultura monumental de Quinn -La fuerza de la naturaleza II en Berkeley Square y Volare en Cadogan Gardens-, estas piezas lanzaron firmemente el recorrido de la escultura pública de Halcyon Gallery en la ciudad de Londres.

En la primavera de 2011, Quinn fue invitada a participar en la primera exposición de verano de escultura al aire libre en Roma, en la Rassegna Internazionale di Scultura di Roma, que contó con una serie de importantes artistas contemporáneos e históricos. En la Casina Valadier, en el parque de Villa Borghese, expuso La Dolce Vita, una obra que representaba la alegría de vivir de aquella época y un «sentido de abandono total al niño interior». Ese verano también fue seleccionado como artista expositor del Pabellón de Italia en la Bienal de Venecia. Su poderosa y provocadora instalación antibélica This is Not a Game (Esto no es un juego) se colocó en dos lugares diferentes con un comentario que decía: «Los líderes del mundo utilizan sus ejércitos como si fueran un juguete privado que pueden requisar y destruir como lo haría un niño descuidado».

La alta estima en que se tiene a Quinn se vio confirmada por su invitación a exponer Hand of God y Leap of Faith en el importantísimo proyecto Hermitage 20/21 en el Palacio de Invierno del Hermitage Estatal de San Petersburgo, coincidiendo con el festival artístico internacional White Nights de 2011. En su declaración de intenciones sobre el proyecto, el director del Museo del Hermitage, Mikhail B. Piotrovsky, escribe: «Queremos crear una colección de obras que se conviertan en historia mañana. El arte actual puede considerarse un espejo de la cultura moderna que nos refleja a todos. Por eso, el Hermitage 20/21 se dirige a las personas que quieren estar al día, tanto a los aficionados como a los profesionales, a los entendidos y a los espectadores más jóvenes». Expuestas junto a obras de Henry Moore, las esculturas de Quinn reflejan su enfoque creativo del paso del tiempo: «El pasado está grabado en piedra, el presente se está tallando en madera y el futuro es una copa vacía que hay que llenar de sueños».

La retrospectiva de Quinn de la primavera de 2012 en Harrods (Londres) -su primera exposición individual en este lugar de fama mundial- presentó piezas de la serie «Love», paneles fotográficos de aluminio para la pared y una película que explora su obra. Uno de los aspectos más destacados de la muestra fue la escultura doble Perfect Relationship (2011): un par de gráciles manos de bronce que surgen de dos fósiles de nautilos, conchas que se mueven en espiral en las proporciones de la proporción áurea y que aquí simbolizan la perfección de las almas gemelas en el amor. Otra prestigiosa oportunidad londinense fue la instalación de La Dolce Vita en Park Lane a finales de septiembre de 2012.

En Estados Unidos, la Galería Halcyon donó The Force of Nature II de Quinn, una pieza creada tras el tsunami de 2009, a beneficio de dos organizaciones sin ánimo de lucro: el Happy Hearts Fund, creado para reconstruir comunidades tras desastres naturales, y la March to the Top Foundation, que ayuda a los africanos afectados por la pobreza económica. La escultura, tan claramente simbólica de la fuerza y la resistencia humanas frente a la adversidad, tiene una base especialmente construida con hileras de placas de donantes, cuya recaudación se destinó a financiar la construcción de dos nuevas escuelas. En octubre de 2012, The Force of Nature II se instaló en el magnífico rascacielos del Paramount Group en la Avenida de las Américas de Nueva York. Como complemento a este binomio de arte público y filantropía, The Force of Nature II se colocó en un proyecto de desarrollo cultural en el paseo marítimo de Doha (Qatar), cuyo objetivo es fomentar y promover las artes.

Durante 2013 y 2014, Quinn expuso en importantes ferias de arte internacionales como Art Monaco ’13; Art Palm Beach; Miami International Art Fair; PINTA, Londres; SCOPE, Nueva York; y Art Toronto, Canadá. Durante este periodo se le concedieron varias colocaciones públicas, incluida la instalación en 2013 de las nuevas obras Tight Rope II y The Four Loves (junto a The Force of Nature II), en la isla de Ibiza.

Full Circle (2013), la quinta exposición individual de Quinn en la Galería Halcyon de Londres, marcó un momento crucial en la carrera del artista. La muestra, en la que se exponían obras nuevas intercaladas con otras más antiguas y conocidas, representaba su experimentación con materiales y temas no probados anteriormente, lo que ponía de manifiesto su desarrollo creativo a lo largo de la década anterior. Tras la exposición en New Bond Street, que se prolongó durante el verano, Full Circle se expuso en la Halcyon Gallery de Harrods a finales de 2013.

Durante 2013 y 2014, Quinn expuso en importantes ferias de arte internacionales como Art Monaco ’13; Art Palm Beach; Miami International Art Fair; PINTA, Londres; SCOPE, Nueva York; y Art Toronto, Canadá. Durante este periodo obtuvo varias colocaciones públicas, incluyendo la instalación en 2013 de las nuevas obras Tight Rope II y The Four Loves (junto a The Force of Nature II), en la isla de Ibiza.

En febrero de 2014 el fabricante de juguetes BRUDER Spielwaren GmbH + Co. KG ideó, encargó y donó a la ciudad de Fürth (Alemania) la escultura monumental Dreams Come True de Quinn. De 3 por 16 metros, representa las manos de un niño inmerso en el colorido mundo de la construcción, con una excavadora, un contenedor de basura y trabajadores de la construcción de tamaño natural. Ese mismo año, las esculturas Love y Emotions de Quinn se subastaron, recaudando más de 300.000 libras para la Fundación Sunrise K’ para niños con glaucoma y la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer. En diciembre de 2014, Quinn volvió a Park Lane para inaugurar Harmony, su interpretación monumental del símbolo tradicional del yin y el yang, expuesta por primera vez en el Reino Unido.

La importancia de la obra de Quinn fue reconocida por su selección para montar la exposición inaugural que marca una nueva asociación entre la Galería Halcyon y la Galería Odyssey en asociación con el Grupo Indiabulls en Mumbai. La exposición «In the Hands of Lorenzo Quinn», la primera de Lorenzo Quinn en la India, se inauguró en abril de 2015 y se prolongó durante todo el verano. Con más de 40 piezas, presentó a un nuevo público el pasado y el presente de la escultura de Quinn.

Coincidiendo con la exposición de Mumbai, y como parte del compromiso de Indiabulls de apoyar programas artísticos y culturales a nivel local e internacional, se expusieron al público obras monumentales clave, como Give and Take III, Leap of Faith, Hand of God, The Force of Nature II y Love, en el vasto atrio y los terrenos de su sede en Mumbai. En un programa de esculturas en curso, en enero de 2016 se instaló «Mine!» «No, Mine!», seguido de The Four Loves, Gravity, The Force of Nature, Harmony y Moments en 2018.

Las esculturas de Quinn han seguido siendo seleccionadas como arte público para ser expuestas en el prestigioso recinto de Park Lane en Londres, con I will Catch you if you Fall instalada en septiembre de 2015. En diálogo con obras como Harmony, esta escultura monumental refleja los valores eternos del amor, el equilibrio y el apoyo integrales de las relaciones humanas. En palabras del artista: «Cuando todo lo que nos rodea parece mantenerse en un frágil equilibrio, es importante saber que, si se viene abajo, habrá alguien que atrape nuestra caída».

La Galería Halcyon organizó una importante exposición retrospectiva de las obras de Quinn en septiembre de 2016, demostrando tanto su progresión artística como su deseo de experimentar con nuevos medios en esta etapa de su carrera, como en I will Catch you if you Fall. La muestra, Lorenzo Quinn, afirmó su posición como escultor figurativo de renombre internacional con un impresionante legado.

La escultura monumental Support se instaló en mayo de 2017 en el Gran Canal frente a Ca’ Sagredo, en el barrio de Cannaregio de Venecia, coincidiendo con la Bienal de Venecia. Esta nueva obra pública, compuesta por las manos de un niño que se elevan desde las profundidades del Gran Canal para reforzar la antigua fachada del palacio, aborda con audacia los problemas históricos y ecológicos a los que se enfrenta la ciudad en la actualidad.

En septiembre de 2017, se instaló una The Force of Nature de 5 metros, con un efecto dramático, en la parte superior del Museo de Arte Moderno de Shanghái (China), con vistas al río Huangpu. A Dangerous Game se presentó en diciembre de 2017 en Mana Wynwood durante la Semana del Arte de Miami, Florida. Es la última de una serie de obras asociadas en las que Quinn utiliza la mano de un niño gigante para poner de manifiesto la preocupación por la escalada de agresiones entre naciones. La exposición Actions Not Words, celebrada en la Halcyon Gallery de Londres de octubre a diciembre de 2017, presentó al público la nueva obra del artista.

En 2018, Quinn diseñó una nueva escultura para el Premio Internacional del Duque de Edimburgo, Empowerment, que representa las manos de una mujer joven y un hombre joven sosteniendo el mundo, trabajando juntos como un faro de esperanza para las generaciones futuras. Para otro proyecto filantrópico, la Fundación Steve y Alexandra Cohen le encargó la creación de Give from the Heart. La escultura representa su compromiso de inspirar la filantropía y retribuir a la comunidad «creando conciencia, ofreciendo orientación y dando ejemplo para mostrar al mundo lo que puede hacer la donación».

Otra escultura monumental, The Force of Nature II, se instaló en el Centro Internacional Jing’an (JAIC) de Shanghái (China) en septiembre de 2018. Al mes siguiente, en octubre de 2018, Stop Playing! se instaló en Forte Marghera, una fortaleza militar de Venecia. La obra no solo se relaciona con la historia militar de Venecia, sino que también comenta nuestra necesidad de conservar los recursos naturales del mundo.

En mayo de 2019, durante la 58ª Exposición Internacional de Arte de la Bienal de Venecia, se instaló la escultura monumental Construyendo puentes en una cuenca adyacente a la entrada del Arsenale, en el distrito de Castello de Venecia. Esta nueva obra pública, compuesta por seis pares de manos monumentales, tituladas individualmente «Amistad», «Fe», «Ayuda», «Amor», «Esperanza» y «Sabiduría», se alinea con el mensaje de Quinn sobre la unidad mundial y se compromete con la historia de Venecia como punto de encuentro de la historia y la cultura internacionales. Ese mismo mes se inauguró en la Galería Halcyon la exposición Possibilità, con obras totalmente nuevas en las que Quinn retoma su motivo más fundamental: la figura humana. La exposición reveló todo el alcance de su proyecto artístico, viajando desde los métodos tradicionales utilizados para hacer cada escultura, hasta la potencialidad de su proyecto artístico, viajando desde los métodos tradicionales utilizados para hacer cada escultura, hasta la potencialidad de sus visiones futuras. Ese mismo año se produjo el lanzamiento mundial de Empowerment, una nueva escultura para el Premio Internacional del Duque de Edimburgo, y es el mayor proyecto de recaudación de fondos artísticos jamás realizado por el Premio.

La escultura Give de Quinn se colocó en los jardines de Boboli de los Uffizi en Florencia (Italia) en agosto de 2020. Regalo del artista y de la Galería Halcyon a la ciudad de Pietrasanta (Italia), la obra pasó a exponerse en el exterior de la catedral de Palermo (Sicilia) antes de instalarse de forma permanente en el Parque Internacional de Escultura Contemporánea de Pietrasanta. Fabricada con resina y materiales reciclados, Give transmite un claro mensaje de sostenibilidad medioambiental, un tema central en la obra reciente de Quinn.

En julio de 2021, la última escultura monumental de Quinn, Together, se presentó en Cannes (Francia) antes de ser expuesta en la muestra Forever is Now en Egipto, el primer evento de arte contemporáneo que se celebra en las pirámides de Giza, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Císcar Casabán describe la obra de Quinn como «profunda, espiritual y existencial porque trata de las pasiones que experimentamos como humanos y de las preguntas que nos planteamos en el silencio sobre la verdad última… son esculturas basadas en grandes mitos, que hacen referencia a los amplios temas que se repiten en nuestra civilización y que atraviesan las distinciones de cultura y tiempo».

lorenzo_firma

Compártelo!